Carnitas con Pork Belly

Esta semana hemos estado haciendo pruebas para un nuevo corte. Pork Belly (o Panceta de Puerco) es algo parecido al tocino, pero con carne de verdad: jugoso, suavecito y sabroso. Entre las recetas que probamos nos encantó esta para hacer carnitas.

Necesitas:

  • 1.100 kilogramos de Pork Belly (pídesela al carnicero en cubos de poquito menos de 4 cm)

  • 2 tazas de jugo de manzana o piña

  • 2 cucharadas de ajo en polvo

  • 1 1/2 cucharadita de canela en polvo

  • 1 1/2 cucharadita de comino

  • 4 hojas de laurel

  • 2 cucharadas de orégano seco

  • 1 cucharada de sal

  • 2 tazas de caldo de pollo o puerco (si ya tiene sal, ignórala de la receta)

Marina el Pork Belly con una combinación de todos los ingredientes, excepto la sal y el caldo. Usa una bolsa o contenedor grande, y refrigéralo al menos 1 hora. Mas tarde, 1 hora antes de cocinar, retíralo del refrigerador y deja que la carne llegue a temperatura ambiente.

Pre-calienta el horno a 180°C y, en un refractario grande con tapa, distribuye los cubos de Pork Belly y el marinado. Agrega el caldo (si ya tiene sal, no es necesario más) y déjalo cocinarse dos horas. Después de las dos horas, quita la tapa y déjalo otra hora en el horno.

Retira el Pork Belly del horno y pasa la carne a un sartén plano. Tráete al sartén toda la grasa que puedas pero deja los sólidos que se quedaron pegados al refractario (esos se queman muy rápido).

Continúa cocinando a fuego medio, unos 30 minutos más, dándole vuelta a las piezas de carne. Deberás ver burbujas pero no grasa saltando. Y una vez que todas las piezas están doraditas, pasa la carne a un escurridor y sepárala con un par de tenedores (escoge un buen aguacate para servir).

(Fotos: Meatified)