Cuidado con los cortes congelados

Sin dudarlo tantito, los mejores cortes son frescos. Hablando específicamente de bacterias, cuando la carne se corta (o prepara) fresca, en excelentes condiciones de inocuidad y se empaca al vacío para congelarse en el mejor estado posible, la carne debe continuar en ese estado. A veces el problema está cuando la descongelamos.

La mayoría de las personas, descongelan la carne en un recipiente cerca del fregadero. Con estos calores, eso es una de las peores cosas que podemos hacer. Aquí hay tres formas de hacerlo mejor:

  1. Lo ideal es descongelar en frío: cambiar la carne del congelador al refrigerador. Claro que para esto se necesita tiempo, pero si constantemente planeas las comidas con anticipación esta es definitivamente la mejor opción. (Tip: usa un recipiente).
  2. La segunda mejor opción también implica descongelar en frío, pero en agua. Se necesita menor tiempo, pero desperdiciarás agua. Coloca la carne en un recipiente y con un flujo de agua helada constante, espera a que se descongele poco a poco (Tip: reutiliza el agua en plantas o el jardín). 
  3. En el peor de los casos, con la urgencia, lo "mejor" es el microondas. Nosotros no recomendamos el microondas, pero es mucho mejor que hacerlo con agua caliente o dejar la carne fuera de la refrigeración en un clima como el de Culiacán.