Los cortes bonitos saben mejor

La carne asada, marcada con las líneas de la parrilla, sabe más buena. Definitivamente. La cosa es un arte y requiere paciencia. Se trata de acomodar los cortes derechitos en la parrilla y esperar a que el calor haga lo suyo.

1.jpg

Aquí hay reglas para lograrlo:

  1. La parrilla tiene que estar caliente. Espérate unos 10 minutos antes de acomodar el primer corte de carne. Los que saben, acomodan el carbón para tener diferentes zonas, unas más calientes que otras. Así la carne se sella con mucho calor y después se pasa a una zona con menos calor para que se cocine lento.
  2. Eso de usar una cebolla para tallar las parrillas antes de poner la carne en el carbón tiene su razón: una parrilla limpia logra marcas definidas y es más fácil limpiar la parrilla cuando está caliente. También, puedes usar un cepillo especial para eso (incluso entre un corte y otro).
  3. Para prevenir que la carne se pegue y sientas que se despedaza cuando la volteas, agrégale unas gotitas de aceite de oliva al sazonar (o poquito aceite a la parrilla).
  4. Déjala en paz. Una vez que acomodas la carne en la parrilla o en el asador, dale su tiempo. Deja que se cocine solita. Además de lograr que quede marcada la parrilla, vas a lograr que no pierda el jugo e incluso se caramelice. No la piques, cortes, o aplastes.
  5. Conoce tu carne. Mientras más te familiarices con los cortes de res y las técnicas de asado, te vas a sentir más en confianza. Pregúntale al carnicero, prueba diferentes y experimenta.

Fotos de Food52.