Diferencias entre fuego indirecto y fuego directo

Hay ciertas preparaciones que necesitan calor directo de la parrilla y hay otras preparaciones más delicadas o que necesitan más tiempo de cocción las cuales se benefician por una cocción indirecta en donde el calor es mucho más uniforme, lo que ayuda a que no se quemen los alimentos.

Creo que uno de los secretos para obtener buenos resultados en comida a la parrilla es saber qué tipo de cocción necesita la comida, ya sea el método directo, indirecto o una combinación de las dos.

Cocinar con fuego o calor directo:

Es la forma más común de cocinar a la parrilla y la que normalmente todos usamos. Es sencilla, sin complicaciones pero puede quemar ciertas comidas o preparaciones si no se tiene cuidado con la intensidad del fuego.

Usa este método de cocción para las preparaciones que necesitan menos de 15-20 minutos en estar listas, por ejemplo ciertos vegetales, fruta, camarones, ciertas cortes de carne, hamburguesas entre otros.

 

En este método la comida se coloca directamente sobre la parrilla caliente y se voltea para poder cocinar los dos lados de la comida de manera uniforme.

Tienes la opción de cocinar con la tapa puesta o destapado. Esto depende de la comida que vayas a cocinar, ya que cocinar con la tapa puesta o cubierto ayuda a que la comida se cocine de manera más uniforme ya que el calor se concentra en el asador y se queda atrapado, en vez de cocinar destapado que el calor sale continuamente del asador. Si quieres cocinar más rápido la comida entonces usa la tapa. Las comidas que se recomienda cocinar sin tapa son aquellas comidas que están listas rápidamente y que hay que estar checándolas continuamente para evitar que se quemen.

 

Cocinar con fuego  o calor indirecto:

Esta técnica de cocción se logra acomodando la fuente de calor, ya sea carbón, madera de un lado poder crear áreas donde el fuego o calor no es directo. Para poder cocinar con ese método es necesario un asador con tapa, ya que la comida se cocina mediante el calor que va a producir el lado prendido y el calor que se concentra en el asador.

Para hacer este método con carbón o madera puedes acomodar el carbón o madera prendido ya sea en un lado o en una esquina para dejar el lado opuesto sin calor directo, otra es cubrir todas las esquinas del asador para dejar el centro sin fuego directo, o acomodando todo en el centro y dejar las orillas libre de calor directo. El acomodo que escojas depende del tamaño de tu parrilla y el ingrediente que vas a cocinar.

Tienes que estar pendiente también de que no te vayas a quedar sin fuego, si es una preparación que necesita varias horas entonces agrega más carbón o madera cada hora para mantener una temperatura de cocción adecuada. 

Ten en cuenta que cocinar de esta manera es mucho más tardado ya que la comida nunca está en contacto directo con el calor, es como si estuvieras horneando algo y en cambio cocinar con fuego directo es como si colocaras la comida directamente en el sartén con la llama prendida abajo. Usa un recipiente para recoger los residuos como grasa y jugos que pueden salir de la comida mientras se cocina. Coloca un recipiente de acero o aluminio (puede ser de los desechables) y coloca debajo de la comida. Esto ayuda a recoger todos los residuos y que tu asador no se ensucie tanto.


(Con información de: asados.about.com)