Los secretos que cambiarán la forma en la que prendes el carbón

Cualquier pretexto es bueno para estrenar un asador, y a los que nos gusta usar toda la parafernalia para disfrutar un buen corte de carne, una de las primeras cosas con las que hay que experimentar es con diferentes maderas.

Aquí unos consejos:

  1. Si vas a usar madera, asegúrate de sumergirlas en agua por al menos 30 minutos para que puedan arder y humear lentamente (para aprovechar el sabor al máximo).
  2. Acomoda el carbón de un lado de la parrilla, de preferencia en una canasta de carbón. Una canasta hará que las brasas se consuman juntas (y así duren más tiempo). Golpea un poco la canasta con pinzas aproximadamente cada hora, para que vayan cayendo las cenizas.
  3. Continúa reponiendo la madera y las brasas aproximadamente cada hora.

La única forma de convertirnos en expertos en el asador, es experimentar con diferentes sabores y técnicas para encontrar la favorita. Dicen que se aprende a asar, asando.